domingo, 17 de julio de 2016

LA REALIDAD DE NUESTRO DESTINO


El hombre se ha preguntado desde tiempos muy antiguos ¿Se tiene un destino ya trazado de antemano o es forzado por sí mismo? Sin embargo, el concepto de destino genera múltiples dudas como: ¿Cuál es el destino del hombre? ¿Dios determina nuestro destino? ¿Nuestro destino ya está trazado? En mi opinión, nuestras acciones y decisiones son las que determinan el rumbo que nuestra vida tomará.

La idea de destino se ve claramente en la obra EDIPO REY, donde el Rey Layo acude al oráculo y este le predice que su hijo lo destronaría, lo mataría y se casaría con su madre, esto es lo que en realidad si sucedió. Hay que ver si es que esto ocurrió por lo que dijo el oráculo o por las acciones del Rey Layo, ¿Qué hubiera sucedido si el Rey Layo no hubiera abandonado a su hijo?

Así mismo, en el poema de Antonio Machado "CAMINANTE NO HAY CAMINO", lo que podemos rescatar respecto al destino, es que la vida es un sendero que debemos caminar, descubrir y crear, es algo que nosotros podemos resolver, pero una vez que ya hicimos algo, no lo podemos cambiar y nos tenemos que atener a las consecuencias.

Por otra parte en el verso "al andar se hace camino y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar", nos da a conocer que uno no puede intentar seguir el camino de otra persona, porque nunca vamos a poder copiarla, representa lo que todo hijo desea ser en la vida, con respecto a la de su padre.

En mi opinión, el hombre en la actualidad ve al destino como algo que ya está escrito, y quiere saber lo que le sucederá en su futuro, busca dar explicaciones de lo que sucede en su vida, por ello es preferible situarnos en una realidad verdadera que se desprenda de todo tipo de curiosidad que traen consigo el deseo de si su destino ya está trazado.

Concluyo, que el destino es un viaje el cual no debemos temer, no importa la situación en que nos encontremos, ya sean buenas o malas, estas nos aportarán siempre una enseñanza para superar cualquier adversidad, y no podemos dejarnos llevar por otras personas que dicen que nuestro destino ya está trazado, porque así estaremos más pendientes en lo que supuesta-mente dicen que pasará, y no llevaremos una vida tranquila y duradera, para ello es necesario situarnos en la realidad, así evitaremos confusiones.




4 comentarios:

  1. El destino nos lleva por un solo camino. Es Dios quien nos lo brinda, nos los da, pero depende de nosotros escoger el correcto, el que nos lleve a cumplir nuestras metas y objetivos y así alcanzar esa estrella "El éxito". Solo existen dos días, el hoy y el mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buen comentario, es cierto nosotros somos los únicos forjadores de nuestro destino. Ahora lo interesante está en saber escoger el correcto.

      Eliminar
  2. El destino no siempre puede estar escrito , en el poema caminante no hay camino se refiere a que el autor le pone un destino al azar , en mi opinión el destino lo construyen nosotros mismo ya que somos dueños de nuestra propia vida y que para llegar a un objetivo llegaremos así se nos presente cualquier obstáculo y solo así llegaremos a la meta...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, nosotros somos los únicos responsables de nuestro destino, las acciones que ejecutemos y las decisiones que tomemos, repercutirán positiva o negativamente en nuestro destino. Ahora, la consecución de nuestras metas depende de nuestra determinación para hacer algo, si nosotros estamos convencidos que podemos hacerlo, simplemente lo hacemos. Los obstáculos en la vida, únicamente son pruebas para ver quien es el que está más preparado.

      Eliminar